SEMANA 9 del Embarazo. Los cambios en el Bebé y la Madre

Si ya estás en la semana 9 del embarazo, el feto ya habrá adquirido una forma humana bastante semejante a la de un bebé a pesar de medir tan solo unos 3 centímetros. La cabeza aún está desproporcionada con respecto al cuerpo, aunque los párpados cubren los ojos de forma parcial. Es posible que tu ropa empiece a oprimirte y necesites prendas más holgadas para estar más cómoda.

En el video que verás a continuación podrás ver como es la evolucion del bebe en la semana 9 del embarazo.

Ecografía 3D, 4D o 5D

¿Qué sucede en la novena semana?

Cambios en el bebé

La mamá ya empieza a notar cómo le crece la tripita. El tamaño del bebé es aproximadamente el mismo de una aceituna, pero el útero va creciendo y ya empieza a notarse. Durante esta semana, su rostro ya adquiere una forma similar al nuestro y sus piernas empiezan a alargarse hasta formar los pies.

Las manos y sus deditos ya se dejan ver y el bebé empezará a moverse aunque tú aún no lo sientas. El feto va creciendo, siendo inversamente proporcional al saco gestacional, que va en detrimento. La placenta se encarga ahora de todo y ya no será necesaria su presencia.

Los huesos se empiezan a desarrollar, un proceso que no parará hasta llegar a la adolescencia. Sus costillas y vértebras ya han ocupado su espacio, mientras el esqueleto poco a poco se va endureciendo.

Hasta hace nada, los ojos permanecían en los costado de la cabeza, pero ahora se situarán en la parte frontal. Los párpados tenderán a unirse, aunque no se abrirán hasta la semana 26. Los labios, por su parte, ya están completamente formados, al igual que el oído externo y los codos.

En la octava semana de embarazo, los órganos más característicos del sistema digestivo han comenzado a desarrollarse, si bien aún es pronto para funcionar. Las manos, dedos y muñeca se ponen a la misma altura del corazón, mientras que las piernas alargadas se encaminan hacia la zona media del cuerpo.  

La eritropoyesis en el hígado es un proceso que sirve para generar eritrocitos y glóbulos rojos. Pues bien, durante esta semana tendrá lugar su aparición. La producción de orina es algo también a destacar. Es eliminada en el líquido amniótico, pasando de la membrana placentaria a la circulación sanguínea de la madre para ser desechada.

Cambios en la mamá

La futura madre empezará a notarse una tripita incipiente. Es posible que en la semana 9 de embarazo, las náuseas aparezcan con mayor perseverancia, aunque muy pronto remitirán, prácticamente tras el primer trimestre.  

Los cambios habituales seguirán ahí, impertérritos: cambios de humor, náuseas y vómitos, gases, cansancio y ardor de estómago. De igual forma, se abrirán paso pequeñas contracciones y un leve dolor pélvico, que indicará que el útero sigue desarrollándose y creciendo.  

Si has oído hablar de los antojos, es probable que durante esta semana los conozcas de primera mano. Es como si el cuerpo supiera en todo momento lo que quiere comer, haciendo señales de humo a la embarazada.

También se intensifican los olores y el rechazo a algunos alimentos. Los expertos señalan que el organismo sabe muy bien qué alimentos son perjudiciales para el desarrollo del bebé y actúa rechazándolos sin más. De ese modo, es posible que el alcohol, el tabaco, el café, el té o algunas comidas grasas desaparezcan de tu dieta.

También es posible que detecte la carencia de algunos nutrientes, de ahí que puedas sentir de repente una apetencia extraña hacia alimentos que no formaban parte de tu alimentación habitual. Es posible incluso que se lleven a cabo mezclas curiosas que sorprenderán a los demás excepto a ti.

En el primer trimestre de gestación también es normal la aparición de dolores de cabeza, principalmente si tu trabajo se lleva a cabo con un ordenador. En circunstancias normales aparecen por acabar con los ojos cansados y permanecer en tensión tanto tiempo, pero estando embarazada pueden generarse de manera recurrente.

A partir de este momento, la futura mamá notará un pequeño ensanchamiento en la zona de la cintura y las caderas, algo totalmente normal. El volumen sanguíneo también aumenta, pues ahora debe cumplir con la demanda del feto.

En este periodo tienen lugar diferentes pruebas. Si aún no has solicitado visita con la matrona o no te has hecho análisis de sangre y orina, es conveniente que lo hagas cuanto antes. Es necesario determinar si todo marcha bien en la semana 9 de embarazo y despejar todas aquellas dudas o inquietudes que tengas.

Hay que pensar que ya queda muy poco para que la hormona que provoca las náuseas y vómitos deje de incordiar. Estos síntomas son habituales (el 75% de las mujeres embarazadas lo sufren), especialmente por las mañanas o cuando se está cansada. Ahora bien, se pueden evitar de la siguiente manera:

  • Adoptando una postura corporal adecuada.
  • Bebiendo sorbos pequeños de agua de manera recurrente.
  • Concentrándose en la respiración.
  • Tomando el aire.

Las náuseas no viene solas sino acompañadas de cansancio y vómitos. Eso hace que muchas mujeres embarazadas dejen de viajar durante el primer trimestre. Ahora bien, para hacerlo de una manera cómoda y satisfactoria, toma nota de las siguientes recomendaciones:

  • Evitar las temperaturas extremas.
  • Descartar actividades frenéticas.
  • Olvídate de los países que tengan muchos insectos causantes de infecciones.
  • Tomar agua embotellada y evitar las bebidas con hielo.
  • Evitar las ensaladas y las frutas que no pueden pelarse al poder estar lavadas con agua contaminada.
  • Parar cada dos horas para estirar las piernas, favoreciendo la circulación y evitando que se hinchen los pies y tobillos (en trenes y aviones pasear por el pasillo).
  • Ir al baño con frecuencia y tomar un tentempié de vez en cuando.
Últimos artículos...