SEMANA 6 del Embarazo. Los cambios en el Bebé y la Madre

Si ya estás en la semana 6 del embarazo, debes saber que su corazón ya está latiendo. En estos días, su crecimiento se desarrollará de manera muy rápida, llegando a formarse la mayoría de los órganos. Si ya mencionábamos que la semana 5 del embarazo es delicada, este período se caracteriza por serlo aún más, pues es donde existe un riesgo mayor de malformaciones.

Ahora fijate bien en la evolución de tu embarazo en la sexta semana de gestación y estate [email protected] a la ecografia en 4D que te vamos a mostrar a continuación.

Ecografía 3D, 4D o 5D

¿Qué sucede la sexta semana?

Salvo los síntomas característicos del embarazo, es muy posible que busques algo dentro de ti que te haga sentir que tu bebé se encuentra en tu interior. Aún es demasiado pronto, así que no debes preocuparte. Incluso algunas mujeres apenas manifiestan síntomas propios del embarazo y eso no significa que exista alguna complicación.

A pesar de no experimentar aún la sensación de que el bebé se encuentra en el útero, el embrión en esta etapa crece y se desarrolla por momentos.

Cambios en el bebé

En estos momentos mide de 2 a 4 milímetros y su corazón está empezando a tener su primeros latidos, potentes y rápidos. Asimismo, el tubo neural, lo que próximamente será su cerebro y médula espinal, está comenzando a cerrarse.

En su cabeza ya se advierten dos hoyos de lado a lado, lo que serán los ojos, y en la cabeza y el cuello se perfilarán la mandíbula y la laringe. En la parte inferior tendrá una protuberancia similar a una cola de donde saldrán sus piernas, mientras que en la parte superior se desarrollarán otras pequeñas que serán sus brazos.   

El saco gestacional será siendo el responsable de alimentar al feto. Eso se debe a que el cordón umbilical aún no se ha formado del todo y todavía no puede suministrar al bebé los nutrientes que necesita. Sin embargo, en la semana sexta de embarazo, el corazón comenzará a hacer circular la sangre por su cuerpo.  

En este periodo tiene cabida algo muy especial. La carita del embrión ya se está formando y empiezan a manifestarse el apéndice nasal, el labio superior y los pabellones auriculares, además de un pequeño segmento del encéfalo. La cabeza se dirige hacia el cuerpo, próxima al corazón, y se muestra encorvada. Como ya hemos mencionado, las extremidades superiores son las que adquieren mayor desarrollo en la semana 6 del embarazo, teniendo lugar el inicio de la formación de los brazos.

Cambios en la mamá

Hay muchos cambios evidentes, ya te hemos hablado de ellos en la semana 5 del embarazo. Ahora bien, tu cuerpo también albergará transformaciones importantes en su interior, tanto en la estructura ósea como en los órganos.

No se percibirán de forma latente, pero tendrán lugar ciertas modificaciones relacionadas con: el funcionamiento del hígado y los intestinos, la circulación sanguínea, el metabolismo y la forma de respirar. Los cambios hormonales son muy latentes y es posible advertir otros cambios físicos: cabello más denso, piel más tersa y rasgos faciales más suaves.  

Los síntomas habituales del embarazo ya los conoces: náuseas y vómitos (especialmente por las mañanas), cansancio, somnolencia, intolerancia a algunos alimentos y olores, aumento de la sensación de ganas de orinar por la presión sobre el útero, etcétera. Sin embargo, ahora es posible que se unan otros más: ardor de estómago, salivación excesiva, congestión nasal y estreñimiento. Lo dicho, no hay que lamentarse ni sentirse apenada, todo sucede por la adaptación del cuerpo con motivo de albergar una vida en su interior.

Es muy posible que aún no notes un aumento de peso. De hecho, con el tema de las náuseas y los vómitos es posible que pierdas un poco. Con respecto al pecho, ahora sí se verá con mayor volumen y su sensibilidad será superior, incluso se podrá apreciar cómo la areola mamaria tiende a oscurecerse de forma paulatina.

Los altibajos emocionales también suelen ser habituales en este periodo. Es lógico si tenemos en cuenta los cambios hormonales a los que está sometida la mujer embarazada. La sensación de quemazón en el estómago es algo nuevo, pero es algo normal debido a la compresión que se produce en el estómago por el útero y a una ralentización en el movimiento del intestino. Esta situación hace que los jugos gástricos viajen desde el duodeno y el estómago hasta el esófago.

A pesar de todo, hay que recordar que no todas las mujeres padecen los mismos síntomas. Cada embarazo es distinto y se vive y se lleva de forma diferente.

¿Qué día nacerá mi bebé? Es muy posible que ahora más que nunca te hagas esta pregunta. Su cálculo es muy sencillo. Lo único que tienes que hacer es contar 280 días o 40 semanas a partir del primer día de tu última menstruación.

Si no lo recuerdas, basta con acudir a tu ginecólogo. Él realizará un escáner para determinar la longitud de tu bebé y la fecha aproximada en la que tendrá lugar el parto. Normalmente, el bebé suele nacer entre la semana 37 o 42 de gestación. De hecho, la mayoría de los pequeños nacen durante las dos semanas previas o posteriores a la fecha prevista.

Estar embarazada de seis semanas no significa que no puedas seguir manteniéndote activa. Llevar un estilo de vida saludable es muy importante y dar paseos de día muy recomendable. Y es que el sol es fuente de vitamina D, una sustancia que ayuda a que el cuerpo absorba el calcio, algo vital para el correcto desarrollo óseo del embrión.  

Por otro lado, el tubo neural sigue cerrándose, de ahí que sea conveniente tomar diariamente ácido fólico. Los médicos aconsejan que este hábito debe conservarse hasta la semana 12 del embarazo.  

Últimos artículos...