SEMANA 35 del Embarazo. Los cambios en el Bebé y la Madre

Cuando nos encontramos en la semana 35 del embarazo estamos en un momento en el que el tamaño del bebé es considerable. Ahora ya suele alcanzar los 45 cm y aproximadamente los 2 kilos y medio de peso. Estamos en las últimas semanas del embarazo y, en este momento, el órgano que más rápidamente se desarrolla es el cerebro.

Ecografía 3D, 4D o 5D

¿Qué sucede en la trigesimoquinta semana?

A continuación vamos a explicarte cuáles son los cambios más importantes que que tienen lugar en la semana 35 del embarazo y que afectan tanto al bebé como a la futura mamá. Un momento crucial en el que el bebé empieza a formarse de forma definitiva.

Cambios en el bebé

Es habitual que en la semana 35 del embarazo el bebé se pase la mayor parte del día durmiendo. El motivo es que todo su sistema nervioso está terminando de formarse y, por tanto, el bebé reposa y se relaja para que la naturaleza pueda seguir su curso.

En este momento de la gestación nos encontramos con que el bebé ya cuenta con un tamaño considerable y que se relaciona a las proporciones justas de un recién nacido. Sin embargo, los cambios más significativos que nos encontramos en esta etapa son los siguientes:

  • Piel más lista: la piel se empieza a volver más lisa ya que la grasa comienza a formar parte del cuerpo del bebé
  • Parto prematuro: en el caso de que se viva un parto prematuro, los médicos no lo suelen frenar porque el estado del bebé ya es lo suficientemente sólido como para venir al mundo. Aunque, eso sí, en estos casos se aplica un tipo de medicación que ayuda a la formación de los pulmones. Pero no suele haber riesgos si el bebé nace en la semana 35 del embarazo.
  • Inmunidad temporal: otro de los cambios más importantes es que en estas últimas semanas de embarazo la madre le traspasa inmunidad al feto que le protegerá ante las enfermedades propias de los recién nacidos. El bebé estará protegido hasta la aplicación de las primeras vacunas que reforzarán su sistema inmunológico de forma interna.

En lo que respecta a las vacunas es importante alertar que durante todo el embarazo es recomendable haberse vacunado contra la gripe pero, sobre todo, si el tercer trimestre del embarazo coincide con la estación de invierno.

Otra de las vacunas recomendadas es la de la tos ferina y la del tétanos que se recomienda ser administrada en toda slas gestantes. La primera de ellas, la de la tos ferina, se debe aplicar entre la semana 27 y la 36 y está pensada para proteger al bebé de esta infección de la respiración que puede llegar a ser muy grave.

Cambios en la mamá

Ahora vamos a centrarnos en el estado de salud de la madre y en los cambios que experimenta durante la semana 35 del embarazo. Es habitual que en este periodo de la gestación se empiecen a sentir algunas contracciones. Tienes que saber que esto no indica que estés de parto sino, sencillamente, que tu cuerpo se prepara para poder agrandar el cuello del útero. Son algo así como “ejercicios” naturales que hace tu cuerpo para poder prepararse para el día del alumbramiento. Estas contracciones se conocen con el nombre de “Braxton Hicks” y no suelen ser dolorosas aunque sí que las notarás porque el abdomen se pondrá bien duro.

También es habitual sentir peso en la zona pélvica. El motivo es que el bebé empieza a acomodarse en esta parte del cuerpo y, esto, puede producir algunos efectos adversos como calambres, molestias en la vagina, etcétera. También es habitual que se aumenten las ganas de ir a orinar debido a que la presión afecta sobre la vejiga. Este síntoma es muy parecido al que se experimenta durante las primeras semanas del embarazo.

Un cambio muy significativo es que en la semana 35 del embarazo es probable que el ombligo salga hacia afuera. Esto ocurre simplemente porque el tamaño de la barriga está aumentando de forma imparable y la piel se adapta a esta nueva forma del cuerpo. No obstante, no te preocupes en demasía por este tema porque, al recuperar tu silueta después del parto, tu cuerpo volverá a ser el mismo.

Algunos de los síntomas que más se acentúan en este momento del embarazo es la sensación de acidez estomacal. Por eso, te recomendamos que lleves una dieta sencilla y saludable donde los alimentos que ingieras no sean pesados, ni con muchos condimentos. Bebe mucha agua y, así, conseguirás sobrellevar mejor esta etapa.

Una recomendación importante es que en esta etapa del embarazo evites dormir boca arriba. Lo mejor es que te coloques de costado, apoyando la barriga sobre la cama y evitando que el peso te oprima demasiado el cuerpo. Con esta posición de lado, que se llama “decúbito lateral”, tanto la mamá como el bebé estarán mucho más cómodos.

Y terminamos este artículo sobre los cambios de la semana 35 del embarazo para darte algunos consejos importantes en este momento. Son los siguientes:

  • Prepara la maleta para el hospital: es recomendable que ya tengas la mochila preparada ya que en la semana 35 te puedes poner de parto. En la maleta tienes que incluir tanto prendas para ti como para tu bebé.  
  • Habla con tu ginecólogo: es normal que en este momento estés nerviosa o con muchas dudas. Lo mejor es que te comuniques directamente con el ginecólogo para que pueda tranquilizarte.
  • Plan de parto: ten organizado un plan para el momento del parto y que así no os pille por sorpresa. La tranquilidad y la calma son esenciales para poder vivir este momento de una forma cargada de bienestar.
Últimos artículos...