SEMANA 3 del Embarazo. Los cambios en el Bebé y la Madre

En la semana 3 del embarazo, el embrión ya comienza a formar algunos de sus órganos como el corazón. Se trata de una serie de células musculares de tamaño reducido que entrará en funcionamiento a los 22 días.

Ecografía 3D, 4D o 5D

Durante la tercera semana de embarazo, aun es pronto para ver algún cambio en el feto. Pero no te pierdas estas imagenes de una ecografía 4D real, para saber lo que viene en un futuro muy cercano. Disfruta de este maravilloso viaje de la gestación.

¿Qué sucede la tercera semana?

Cambios en el bebé

El feto a estas alturas ya tienen corazón y su tamaño será similar a una semilla de uva. Esta semana es muy importante porque se basa en la fecundación del óvulo, algo muy especial que disfrutarán los papás. A partir de aquí comienza la cuenta atrás para que la mamá empiece a notar los primeros síntomas del embarazo. De cualquier forma, aún queda otra semana más para comprobar si el periodo se ha retirado, la clave para saber si se está o no embarazada.

En cada eyaculación existen unos 250 millones de espermatozoides, pero solo unos cientos alcanzarán la meta, es decir, la trompa de Falopio. Sin embargo, uno solo será el que logre fecundar el óvulo. Una vez fecundado, se iniciará el proceso de división celular.

En primer lugar aparecerá un cigoto de 0,1 milímetros de diámetro. Después se transformará en una mórula y finalmente en un blastocito con 58 células. Todo esto tendrá cabida durante tres días. Pasados unos días más, las células se separarán en dos grupos para formar la placenta y el embrión, que viajará por las trompas de Falopio hasta llegar al útero. Allí comenzará su desarrollo.  

En la tercera semana de embarazo tendremos un embrión con los 46 cromosomas que han aportado sus padres, 23 cromosomas cada uno. Además, será cuando el corazón del embrión empiece a latir. Este órgano se encargará de llevar oxígeno y alimento a las células que lo componen. Así podrá desarrollarse y crecer. El cerebro aún no tiene nada que ver en el proceso, aunque al poco tiempo aparecerá para gestionarlo todo.

En la semana 3 de embarazo tiene lugar la formación de las capas de los tejidos primarios del embrión llamadas: Ectodermo o capa externa, Mesodermo (capa celular que compone la parte superior del blastocito) y Endodermo (células internas).

De igual forma, el embrión irá adquiriendo una forma diferente y empezará a experimentar cambios en la región cefálica o futuro sistema nervioso central, la cola, el lado izquierdo, la región dorsal y la ventral.

Cambios en la madre

Si estás en la semana 3 del embarazo, te encuentras justo en la fase posterior al proceso de fecundación. Esto significa que el embrión que está en vías de desarrollo comunicará su existencia a la glándula pituitaria del cerebro, que producirá la hormona GCH para desactivar el ciclo menstrual y favorecer el correcto desarrollo del embarazo, manteniendo el nivel de progesterona alto.

Sigue siendo demasiado pronto para saber si se está embarazada. Habrá que esperar una semana más para saber si el periodo se ha retirado. Ahora bien, la futura mamá tendrá algunas señales que indicarán que todo marcha bien.

La mujer que quiere comprobar si está embarazada durante la semana 3 del embarazo debe saber que el test de embarazo no siempre resulta efectivo tan pronto. Es posible que el test de orina salga positivo, pero si sale negativo no significa que no se esté embarazada.

Cuando se produce la implantación, algunas mujeres pueden tener una hemorragia muy pequeña. Pese a que aún es pronto para que el tamaño del pecho aumente, hay embarazadas que aseguran que sucede. Lo que sí suelen aparecer son una serie de síntomas evidentes:

  • Sensación de desagrado con respecto a algunos olores.
  • Alteraciones en el gusto y abundante salivación.
  • Sensaciones de náuseas y mareos.
  • Fatiga.
  • Hipersensibilidad en el pecho.   

No hay que pensar que aún es pronto para empezar a plantearse ciertas actitudes y cambiar algunos hábitos. Aunque sólo se esté de 3 semanas de embarazo, cualquier cosa que se haga puede influir en el crecimiento del feto.

Es vital reducir el consumo de cafeína, tabaco y alcohol. Incluso si se puede eliminar del todo, mucho mejor.  El café y el té generan mayor sensibilidad a la cafeína, lo que puede repercutir en el ritmo cardíaco y el sueño. Por ese motivo, los expertos recomiendan que se limite su consumo diario.

Es muy importante cuidar la alimentación. Para que el feto se desarrolle óptimamente, es conveniente ingerir alimentos ricos en aportes nutricionales y hacerlo desde el principio. La dieta elegida tiene que tener: hierro, calcio, proteínas y ácido fólico. De seguir una alimentación adecuada, la madre podrá beneficiarse de las siguientes ventajas:

  • Prevenir la aparición de anemia.
  • El calcio favorece el desarrollo de los huesos y los dientes.
  • El ácido fólico, antes y durante el embarazo, reducirá bastante los riesgos de que el bebé nazca con labio leporino o con la espina bífida.
  • Las proteínas generan tejidos nuevos.

Por otro lado, muchas personas viven con mascotas, de ahí que haya que aumentar las medidas de higiene cuando se está embarazada. Existe la posibilidad de contraer ciertas infecciones que pueden afectar la salud de la madre, y por tanto, la de su bebé.

La toxoplasmosis es una infección que puede contraerse al tener contacto con las heces de gato. Los síntomas de esta enfermedad son parecidos a la gripe, aunque a veces no aparece ninguno, y los riesgos en el embarazo pueden ser preocupantes, desde aborto espontáneo hasta la aparición de defectos en el feto.

Los gatos no son la única mascota que puede provocar daños graves. Los pájaros, las tortugas y los perros pueden transmitir la salmonelosis. En este caso, la enfermedad no produce daños al bebé, pero la embarazada sí enferma.

Últimos artículos...