SEMANA 27 del Embarazo. Los cambios en el Bebé y la Madre

Estamos ante la primera semana del tercer trimestre. En la semana 27 de embarazo, el bebé cuenta aún con un tamaño muy reducido, pero básicamente tiene el mismo aspecto que tendrá al nacer.

Ecografía 3D, 4D o 5D

¿Qué sucede en la vigesimoseptima semana?

Cambios en el bebé

Si ya te encuentras en la semana 27 de embarazo, tenemos que darte la enhorabuena. Tu bebé ya mide unos 25 centímetros y pesa aproximadamente un kilo. A partir de ahora, irá aumentando de 250 a 300 gramos cada semana.

El bebé se está preparando para dar el paso final que es salir del útero materno para vivir en el exterior. El cuerpo de la futura mamá, por su parte, se ha ido adaptando extraordinariamente bien a los cambios y ahora se preparará para dar a luz de la mejor manera posible.

Debes tener en cuenta que tu ritmo cardíaco está relacionado con el tuyo. De ese modo, los nervios que sientas y los diferentes estados de ánimo por los que pases, le influirán a él. Por eso, es de vital importancia que trates de no dejarte llevar por la ansiedad y el estrés.  

Cada día notarás los movimientos de tu pequeño, incluso te sorprenderás al poder percibir que el pequeño tiene hipo. Este síntoma es muy curioso en los bebés, porque no hacen ruido al no tener aire en los pulmones y solo se producen pequeños espasmos.

Los pulmones ya se encuentran formados, pero el bebé no necesita hacer uso de ellos en el útero. El oxígeno se obtiene por medio de la placenta, la bolsa amniótica y el cordón umbilical.

A pesar de todo, es increíble cómo es capaz de reaccionar su pequeño cuerpecito. La idea es ensayar y estar preparado para lo que se le avecina fuera. Así, el bebé hace movimientos pectorales, porque tanto sus pulmones como su diafragma y los músculos de su pecho están practicando.  

La grasa sigue acumulándose debajo de su piel, de ahí que tenga una apariencia más lisa. Incluso es posible advertir los latidos fuertes de su corazón al poner el oído sobre al abdomen de la orgullosa mamá.

Cambios en la mamá

En la semana 27 de embarazo, el cambio que más notarás será en las mamas. Ahora están tres veces más grandes desde que comenzó tu embarazo. La areola mamaria ha ido en proporción, aumentando también, y luce un aspecto más oscuro sucede con los pezones. Lo peor de todo es que pueden aparecer estrías en el pecho.

El estado de ánimo también varía significativamente. Al comienzo de la gestación se muestra muy variable, algo que también sucede en esta etapa. La futura mamá empieza a preocuparse por su bebé, por el bienestar de su pequeño y el parto. Además, están los cambios hormonales característicos que tienen lugar durante el embarazo.

Dado el aumento de peso, la hinchazón de tobillos, pies y piernas sigue siendo una constante. Tanto igual sucede con la retención de líquidos como consecuencia de la presión del útero que dificulta la circulación.

Las piernas y pies hinchados es un síntoma que pasará. De cualquier forma, si no es así e incluso se traslada a la cara, consúltalo con tu médico.

El humor es inestable y sufre altibajos. Es algo muy corriente, de hecho, es probable que vaya empeorando a medida que se acerca el momento crucial. Lo cierto es que la futura mamá tiene sentimientos contrapuestos. Por un lado, está deseando de ver y abrazar a su pequeño. Por el otro, está la tensión normal ante la espera de tal acontecimiento.

En los momentos en los que sientas mayor ansiedad, concéntrate en tu bebé y apúntate a los cursos de preparación al parto. En estas clases te mostrarán cómo afrontar el momento del parto y te enseñarán lo que tu cuerpo está haciendo para que adquieras el mayor conocimiento de ti misma. Además, te vendrá muy bien compartir tus miedos, dudas y preocupaciones con otras mujeres que están en la misma situación. Esto te ayudará a sentirte menos sola en aquellos momentos en que más lo necesites.

Sería bueno que en la semana 27 de embarazo fueras pensando en lo que vas a necesitar para cuando tu hijo nazca. Lo mejor es hacer una lista para estar preparada y saber qué cosas son las que necesitarás. Para que tu listado sea lo más completo posible, sírvete de los consejos de tus amigos y parientes, y pregunta a tu médico.

En la próxima semana, será conveniente pedir una cita para hacer una visita ginecológica de control. Es posible que tu médico también te aconseje hacerte análisis de sangre y de orina. Por otro lado, puede ser que hayas empezado a sentir las contracciones de Braxton Hicks, cuando el útero se encoge levemente.

Si en una hora sientes cinco veces estas contracciones, comunícaselo a tu médico. Esto podría significar que el parto se puede adelantar. A las 27 semanas de embarazo, el bebé se ha formado y está sano, aunque podría ser prematuro y necesitar estar un tiempo en la incubadora.  

Es muy importante vigilar la presión arterial y detectar si hay proteína en la orina, lo que significaría un indicio de la llamada preeclampsia o toxemia. Se trata de una complicación al tener la presión arterial alta, pudiendo ser mortal para la madre y el bebé. Los síntomas asociados a esta hipertensión son: dolores de estómago o de cabeza fuertes, visión borrosa o hinchazón inesperada de cara o manos.  

Últimos artículos...