SEMANA 24 del Embarazo. Los cambios en el Bebé y la Madre

¿Estás ya en la semana 24 del embarazo? Comenzarás a sentirte un poco cansada debido a que el tamaño del bebé ya empieza a ser considerable. En este momento de la gestación, el feto cuenta con unos 27 cm de longitud y pesa unos 500 gramos, por tanto, la mamá empieza a sentir de forma muy notoria su estado.

El motivo por el cual el bebé ha aumentado de peso es básicamente porque sus órganos, músculos y huesos están en fase de crecimiento. Además, también es ahora la etapa en la que empieza a acumular grasa y, por eso, comienza a verse más voluminoso.

A continuación, te descubriremos todos los cambios que tienen lugar en la semana 24 del embarazo: tanto los que experimenta el bebé como los que vive la madre.

Ecografía 3D, 4D o 5D

¿Qué sucede en la vigesimocuarta semana?

Cambios en el bebé

En esta semana 24 del embarazo es habitual que el bebé comience a moverse de forma más insistente dentro del útero materno. Al estar flotando gracias al líquido amniótico, el feto empieza a moverse dando volteretas, estirándose, etcétera. Sin embargo, está en fase total de desarrollo y esto hace que de las 24 horas que tiene el día, 20 se las pase durmiendo.

En esta etapa del crecimiento del feto nos encontramos con que los oídos se desarrollan de forma más clara. Esto hace que el niño/a pueda empezar a percibir oídos del exterior, sobre todo, aquellos que son más fuertes y estridentes: la música, los ladridos de un perro, etcétera.

También es en esta semana cuando nos encontramos con que las cejas, el cabello y las pestañas ya están casi desarrollados del todo. Sin embargo, todavía el cabello no se ha pigmentado por lo que no sabremos si estamos ante un bebé rubio, moreno, con el cabello castaño, pelirrojo… En este periodo el cabello del bebé es de color blanco ya que no existen aún los pigmentos que le dan el color que luego tendrá.

Uno de los órganos que mejor funcionan en esta etapa son los pulmones que empiezan a desarrollarse de una forma completa, aunque aún no están preparados para salir afuera. Aparecen las ramificaciones y se produce la sustancia esencial para que este órgano funcione correctamente. Debido a que nos encontramos en esta fase de desarrollo, es habitual que el bebé pueda experimentar ataques de hipo que la mamá también sentirá dentro de la barriga.

Llegar a la semana 24 del embarazo es de vital importancia porque, a partir de este momento, nos encontramos ante un feto con una edad “legal”. ¿Qué quiere decir esto? Pues que, si naciera de manera prematura, los médicos podrían garantizarle la vida dándole los cuidados y tratamientos precisos para su bienestar. Existen riesgos, por supuesto, pero a partir de este momento el bebé, si nace de forma anticipada, existirá la posibilidad de salvarle la vida.

Cambios en la mamá

Además del bebé, la madre también experimenta grandes cambios durante este periodo de la gestación. Tu cuerpo se está redondeando y cambiando sus formas y esto hará que zonas como los glúteos, la barriga o los senos tengan una piel más tirante, reseca y pueda llegar a causar irritación. La aparición de las estrías es algo muy común que tiene lugar en esta etapa del embarazo y, por eso, es esencial contar con una buena hidratación corporal tanto interna como externa.

En esta semana del embarazo las futuras mamás suelen experimentar sofocos, así como excesos de sudoración. Esto sucede por el aumento de tamaño de tu cuerpo y porque pesas más debido a tu bebé. Además, hay más sangre circulando en tu organismo y esto hace que la temperatura de tu cuerpo cambie y eso te produzca más calor. Esta situación se intensifica en los periodos estivales y, por eso, es esencial que la embarazada siempre cuente con agua a su alcance y que evite exponerse muchas horas al sol.

También es algo muy común que en este periodo del embarazo se padezca anemia. Los síntomas más frecuentes asociados a esta condición es sentirse un poco mareada, fatigada, con poca energía y con palidez. No te preocupes: es algo muy habitual que tiene lugar en esta semana y se debe a que el hierro baja en nuestro organismo ya que el bebé está cada vez demandando una mayor cantidad de glóbulos rojos.

Lo habitual es que en esta semana hayas engordado entre 7 a 11 kilos, dependiendo de cada mujer y de cada embarazo. Si la barriga está muy abultada, lo normal es que aparezca lo que se conoce como “ombligo de embarazada” y es cuando el ombligo sale hacia afuera debido a la presión que el útero ejerce en el interior del cuerpo. Pero no te preocupes por esto porque, después del parto, tu cuerpo volverá a ser el que era. Y tu ombligo también.

Otras afecciones o síntomas asociados a la semana 24 del embarazo son los siguientes:

  • Padecer estreñimiento: es algo bastante común en este periodo de la gestación
  • Tener dolores de cabeza
  • Molestias en los músculos del abdomen
  • Dolor de espalda
  • Calambres en las piernas
  • Tobillos y pies hinchados

Este es el momento de empezar a gestionar con la empresa los permisos tanto de maternidad como de paternidad, de esta forma, os organizaréis mejor cuando llegue el deseado momento. Es importante esta previa planificación para evitar nervios de más cuando estés a punto de parir.

En cuanto al tema de los viajes debes saber que todavía puedes ir en avión y desplazarte en cualquier tipo de transporte excepto en moto, que está totalmente prohibido. Pero eso sí: ten en cuenta que en esta semana de tu embarazo es probable que te marees con más facilidad así que evita trayectos demasiado largos o engorrosos.

Últimos artículos...