SEMANA 22 del Embarazo. Los cambios en el Bebé y la Madre

En la semana 22 de embarazo, en la carita de tu bebé ya se distinguen todos sus rasgos. Disfruta este momento con verdadera ilusión y descubre con nosotros los cambios que experimentaréis juntos.

Ecografía 3D, 4D o 5D

¿Qué sucede en la vigesimosegunda semana?

Cambios en el bebé

Efectivamente, el rostro de tu bebé ya está completo y se distinguen muy bien las cejas, párpados y pestañas. Es a partir de este momento cuando su cerebro adquirirá un tamaño superior, aumentando 90 gramos cada mes.

El bebé ya puede medir perfectamente unos 27 centímetros y pesa unos 430 gramos. Ya son visibles las uñas de sus pequeños dedos y sus huesos tienen médula ósea, capaz de producir glóbulos. El sistema nervioso sigue desarrollándose con las capas de grasa corporal que la piel almacena en su interior. A medida que esto sucede, la piel se volverá más opaca y las venas menos perceptibles.

El sistema que controla las emociones y sentimientos es el límbico. En estos momentos se encuentra en desarrollo y, gracias a ello, el bebé puede sentir y expresar su estado de ánimo. A la semana 22 de embarazo es capaz de reír, llorar e incluso enfadarse.

Su actividad se acentuará y obtendrá un patrón de sueño determinado. Esto significa que el pequeño mezclará períodos de actividad con momentos de descanso. Los músculos siguen desarrollándose, por eso sus movimientos son más destacados. Sus sentidos llevan días agudizándose, pero en estos momentos destaca el gusto, con las papilas gustativas formándose, y el tacto.

Anteriormente, los estímulos correspondían a actos reflejos. Ahora, las cosas han cambiado porque es el cerebro el encargado de procesarlos y transformarlos en sensaciones, gracias precisamente al sistema límbico del que hablábamos.

El hígado se está preparando. Quiere producir bilis para digerir los alimentos. Sin embargo, este proceso no tendrá lugar hasta que el bebé nazca. Esa es la razón por la que los niños prematuros se ponen de un color amarillento o ictericia; su hígado aún no ha madurado del todo.

Si el bebé es niña, los ovarios ya han tomado su posición hace unos días. Si se trata de un niño, es en ésta semana cuando los testículos irán a parar al escroto o sacos escrotales, donde permanecerán.

Cambios en la mamá

Lo normal es engordar de 5 a 6 kilos en esta semana. Además, tu cintura ya habrá desaparecido. Por otro lado, los cambios producidos en el útero pueden complicar el retorno venoso, lo que se traduce en pesadez e hinchazón de manos y piernas

Aún estando en la misma semana, no todas las tripas adquieren el mismo tamaño y forma. El tamaño es síntoma indicativo del crecimiento del pequeño, así que es de vital importancia comprobar si la barriga cuenta con el tamaño adecuado.

Así, la tripa en cada semana de embarazo debe alcanzar un tamaño determinado, aunque puede sobrepasar un margen de 2 centímetros por encima o por debajo. A las 22 semanas de embarazo, la barriga debe medir entre 20 y 24 centímetros. Solo así la consideraremos saludable.

¿Sabes lo que es el «cerebro de embarazada»? Es muy posible que en la semana 22 de embarazo te sientas algo despistada, torpe y desconcentrada. No te preocupes, no te pasa a ti sola. Esto sucede por varios motivos: indudablemente por los cambios hormonales, por estar centrada en tu bebé y no en otros asuntos, o por la falta de sueño.

Diversos estudios han comprobado que estos síntomas pasarán a los seis meses del nacimiento de tu bebé y, no solo recuperarás tu capacidad de concentración sino que la potenciarás. En cuanto a la presión interna, tiene sus consecuencias principalmente a lo largo del día. Afecta al sistema circulatorio y las muñecas y los tobillos pueden hincharse, incluso es posible sentir un hormigueo en las manos y los pies.

A estas alturas, la fatiga, el cansancio y la respiración se hacen notar, así como la sobrecarga de los músculos de la espalda por el aumento de peso, lo que provoca dolor y molestias.

Toma buena nota de los consejos que hemos preparado para que los pongas en práctica en la semana 22 de embarazo:

  • Has de estirar las piernas cada vez que te sientes.
  • Haz movimientos con los pies en círculo y muévelos hacia arriba y hacia abajo. El objetivo de esta actividad es facilitar el retorno venoso.
  • Evita permanecer varias horas de pie sin moverte.
  • Pon un cojín debajo de los pies cada vez que te acuestes.
  • Es aconsejable caminar al menos una hora al día.
  • Rebaja la hinchazón y acaba con la sensación de pesadez metiendo las manos y los pies en agua fría con sal gorda.
  • Las medias de compresión especialmente diseñadas para embarazadas también facilitan el retorno venoso.
  • Ingiere un litro y medio de agua al día y haz una dieta pobre en sal.
  • Apuesta por los masajes linfáticos para disminuir la hinchazón y mejorar la circulación sanguínea.
  • Sigue una dieta rica en vitaminas B5, C y E. Esto contribuirá a restaurar el colágeno y la elastina para prevenir las temidas estrías. Al mismo tiempo, emplea cremas específicas para impedir su aparición.

El aumento de peso estira la piel. Ésta cede sin problemas para adaptarse a la nueva situación, pero si permanece reseca provoca la rotura de las fibras de colágeno y elastina, de ahí que aparezcan estrías.  

Últimos artículos...