SEMANA 20 del Embarazo. Los cambios en el Bebé y la Madre

La gestación continúa evolucionando y en la semana 20 de embarazo advertirás algunos cambios. Los sentidos de tu bebé se agudizan y sigue estando activo, cada vez más. Como puedes observar en el vídeo que te mostramos a continuación, de una ecografía 4D, tomada en la semana 20 de embarazo.

Ecografía 3D, 4D o 5D

¿Qué sucede en la vigésima semana?

Cambios en el bebé

Si ya estás en la semana 20 de embarazo, puede que ya sientas las patadas de tu pequeño. Este es un periodo importante. Probablemente ya sepas el sexo de tu bebé, pero si no, una ecografía te lo dejará claro, además ya se podrán apreciar sus vértebras.

Tu bebé puede medir en estos momentos de 14 a 18 centímetros y pesar de 260 a 300 gramos. A partir de aquí, el peso del bebé aumentará significativamente hasta diez veces más, llegando a medir el doble.

Como ya te revelamos en las semanas anteriores, tu pequeño ya es capaz de sentir ciertos sonidos, como los latidos de tu corazón e incluso tu voz. El líquido amniótico distorsiona lo que le llega, pero aún así lo percibe perfectamente. Debes saber que incluso vivirá tus mismas emociones y sentirá lo que tu sientas.

Este periodo es realmente sensitivo. Ahora puede ver, distinguir la luz, respirar, abrir y cerrar la boca e incluso podrá experimentar ciertas emociones. Su cuerpo es muy flexible, especialmente los dedos de sus manos y pies hasta el punto de poder dirigirlos hasta la boquita. Además, todos sus órganos abdominales se encuentran en la cavidad abdominal, tanto el estómago, como el hígado y los intestinos.

Los cimientos de lo que serán sus futuros dientes de leche se encuentran colocados bajo las encías y su mandíbula crece de manera progresiva. Su forma y proporciones ya son humanas, incluso la piel, que aún está en proceso de maduración, está generando dos capas: la más superficial que es la epidermis y la dermis.

En la epidermis están empezando a aparecer esas arrugas que todos tenemos en las palmas de los pies y de las manos, así como en los dedos. Se trata de las huellas dactilares, únicas y exclusivas en cada ser humano.

En cuanto a sus movimientos, se trata de reflejos que le permiten evolucionar, es decir, fortalecerse y desarrollarse. Estos movimientos resultan fundamentales para que sus articulaciones sigan su proceso normal y no se distinga ningún tipo de deformidad con el tiempo.

Cambios en la mamá

En la semana 20 de embarazo, la mujer embarazada puede sentirse más pesada e incluso cansarse con facilidad al estar tiempo de pie. Esto se debe al peso progresivo del útero y del bebé. También es posible perder algo de equilibrio como resultado de los cambios hormonales. Por eso, resulta conveniente relajarse a través de descansos cortos y frecuentes, y evitar permanecer mucho tiempo de pie.

El exceso de sueño es otro de los síntomas que te pueden acompañar durante este periodo. Ten en cuenta que tu cuerpo está cambiando mucho y para hacerlo necesita hacer esfuerzos importantes. Lo más conveniente es que te dejes llevar y te permitas descansar cada vez que él te lo pida.   

Los mareos como consecuencia de una bajada de tensión arterial o hipotensión es algo que también puede suceder durante el segundo trimestre. Puede deberse a varios factores. Uno de ellos está relacionado con la postura, por lo que es conveniente levantarse despacio cuando se está sentada o en cuclillas. El otro motivo es la presión del útero sobre la vena cava y la arteria aorta, algo que sucede cuando la embarazada se encuentra tumbada boca arriba.

Una persona propensa a las varices, potenciará su efecto o aparición en el embarazo. Estas pueden aparecer en las extremidades inferiores y alrededor de la vagina. Además, dada la presión que ejerce el útero sobre ciertos órganos internos es lógico que existan otros síntomas molestos, principalmente a nivel digestivo o dolores de espalda.

Anteriormente hablábamos de la presencia de mareos como consecuencia de una bajada de tensión. Sin embargo, existen otras causas que explicarían su aparición. Es posible tener bajos niveles de hierro en sangre o anemia o que los niveles de azúcar estén alterados. Prevenirlo es cuestión de seguir una dieta rica en hierro.

Es muy importante tomar precauciones con respecto a la alimentación. Para evitar los ardores de estómago hay que renunciar a hacer tres comidas copiosas y apostar por hacer 5 o 6 comidas diarias a lo largo del día con pequeñas cantidades.

Para evitar la aparición de varices es aconsejable descansar las piernas cada cierto tiempo, así como evitar la ropa muy apretada y usar calcetines o medias especialmente diseñadas para las futuras mamás. Estos artículos favorecen la circulación, haciendo que la sangre vaya al corazón.

Como ya te indicamos en la semana anterior, éste puede ser el momento perfecto para hacerte la ecografía morfológica. Mediante esta prueba se determinan ciertos parámetros para estudiar la morfología del bebé. Se observará detalladamente sus órganos y sistemas para saber si su desarrollo es normal y todo va al ritmo que debe ir.  

De igual forma, se analizará la placenta para verificar que es normal, así como el líquido amniótico para comprobar que no haya ni mucho ni poco. Además, de la ecografía y control ginecológico, deberán hacerse análisis de sangre y otra serie de ecografías de alta resolución como la ecografía Doppler para diagnosticar muchas de las patologías o malformaciones que en el pasado no se podían distinguir.

Últimos artículos...