SEMANA 14 del Embarazo. Los cambios en el Bebé y la Madre

¡Ya estás instaurada plenamente en el segundo trimestre! Durante la semana 14 del embarazo serás tú, la mamá, la que más presente cambios en su cuerpo y en las reacciones internas.

Descubre en el siguiente video de una ecografia 4D, el aspecto de tu bebe en la semana 14 de embarazo.

Ecografía 3D, 4D o 5D

¿Qué sucede en la decimocuarta semana?

El bebé se encuentra en su etapa fetal y comenzará a crecer de forma progresiva, esto hará que la madre comience a sentir profundos cambios en su cuerpo.

Pero para que sepas mejor cuáles son todos los cambios que se viven en la semana 14 del embarazo, a continuación te descubriremos lo que vivirá el bebé así como lo que experimentará la madre.

Cambios en el bebé

En este momento del embarazo, el bebé ya empieza a tener la forma de un niño o niña. Pero, eso sí: en un tamaño muy pequeño ya que, aproximadamente, ahora mismo suele medir unos 10 centímetros y pesar unos 30 gramos. Por tanto, parecerá un pequeño bebé que se podrá empezar a reconocer en las ecografías.

Los cambios más importantes que experimenta el bebé en la semana 14 del embarazo son los que aquí te indicaremos:

  • Alimentación de la placenta: en este momento del embarazo, el saco vitelino ha desaparecido y, por consiguiente, el bebé se está alimentando de la placenta.
  • Crecimiento de la placenta: por supuesto, en esta semana aparecerá la placenta que no es más que un órgano que aparece para poder alimentar y oxigenar al bebé mientras se encuentra en el vientre materno. Con el embarazo, la placenta se expulsa y ya no se necesitará más.
  • Cuerpo humano: durante esta etapa del embarazo, las ecografías ya muestran una silueta humanoide que es fácilmente reconocible. El cuerpo del bebé sigue estando ligeramente desproporcionado pero ya tiene la forma de un pequeño niño/a.
  • Gestos faciales: también es habitual que durante este periodo, el bebé empiece a realizar movimientos musculares en el rostro ya que esta parte del cuerpo está mejor formada y se pueden reconocer mejor sus faccione.
  • Bebe líquido amniótico: la manera de hidratarse y de formarse que tiene el bebé en este momento del embarazo es bebiendo el líquido amniótico.

Cambios en la mamá

No obstante, será la madre la que más cambios sienta durante la semana 14 del embarazo. De hecho, para muchas mujeres este momento de la gestación es bastante agradable ya que, en el segundo trimestre, se reducen los síntomas tan molestos del primer trimestre como son las náuseas, vómitos, etcétera.

El cuerpo de la mujer será el que más experimente el cambio de etapa ya que, ahora, la barriga se le verá más abultada ya que el tamaño del bebé empieza a ser más grande y, sobre todo, se mueve más.

Aquí te ofrecemos una lista con los cambios más destacados que la madre vive en este momento de su embarazo:

  • Cambios en los senos: la zona mamaria empieza a estar más sensible durante esta etapa del embarazo. También suelen volverse más grandes y delicados, por lo que es un buen momento para empezar a usar sujetadores de embarazo.
  • Dolor de espalda: es muy habitual que la mamá empiece a sentir algunas molestias y dolores en el cuerpo debido a los cambios que está experimentando su naturaleza en este momento. Los dolores de espalda y de lumbares son muy habituales durante este momento de la gestación.
  • Hinchazón en las piernas: la retención de líquidos es también algo muy frecuente entre las mujeres que se encuentran en la semana 14 del embarazo, por tanto, pueden sentir que las piernas las tienen más hinchadas así como verse más inflada de rostro, de caderas, etc.
  • Estreñimiento: también es habitual que se sufra de estreñimiento durante el embarazo. Para combatir esta situación, se recomienda que se lleve a cabo una dieta equilibrada, rica en fibra y verduras para fomentar el efecto diurético del organismo.
  • Aumento de peso: debido a que el bebé va aumentando de tamaño, el peso de la mamá también va en aumento. Es recomendable pesarse una vez a la semana para controlar el cambio de peso y  estar siempre dentro de los límites saludables y recomendados.
  • Problemas en la piel: los cambios físicos también repercuten al estado de la piel y, por eso, pueden aparecer eccemas, picores, estrías, etc. Lo mejor es que te hidrates bien el cuerpo día y noche para tener la piel humedecida y reparada.
  • Sangrado de encías y nariz: durante este momento de la gestación también suele ser común que la mamá empiece a sangrar con más frecuencia en zonas sensibles como las encías o la nariz. Es un síntoma normal ya que en la semana 14 del embarazo los vasos sanguíneos se dilatan y, por tanto, están más congestionados.
  • Secreciones de flujo abundante: el flujo vaginal y el salival suele ser más abundante en este periodo del embarazo, por tanto, no debes asustarte ante esta situación porque es muy frecuente.

Es recomendable que se cuente con el apoyo de un médico para que puedas sobrellevar esta etapa de forma saludable. La alimentación, el descanso y el ejercicio suave te ayudarán a estar en plena forma. Un buen consejo es que, a la hora de dormir, se coloque una almohada entre las piernas para poder aliviar algunos síntomas como el reflujo gástrico o para reducir el dolor de espalda.

Uno de los mayores problemas de este momento del embarazo es el dolor en las lumbares o la ciática. Pero debemos evitar automedicarnos, lo mejor es consultar con tu médico para que te dé las recomendaciones pertinentes y, si es imprescindible, seguir el tratamiento que te indique.

Últimos artículos...