SEMANA 10 del Embarazo. Los cambios en el Bebé y la Madre

En el tercer mes de embarazo, los cambios hormonales pueden afectar de mayor grado y hacer que la futura mamá se sienta más sensible y vulnerable. El aumento del útero ha aumentado de forma considerable (en cuestión de dos meses y medio ha ocupado la mayor parte de la pelvis) y la tripita ya se empieza a advertir. Durante este periodo, en el cerebro del bebé se produce un gran desarrollo. Aún no podemos saber si el bebé será niño o niña, aunque a partir de este momento, los órganos sexuales comenzarán a desarrollarse en el exterior.

Descubre en SerMami los cambios que se producirán en tu embarazo durante la semana 10, para que seas consciente y descubras como estará el bebe.

Ecografía 3D, 4D o 5D

¿Qué sucede en la decima semana?

Cambios en el bebé

Estamos en la semana 10 de embarazo y el feto ya mide unos 4 centímetros y pesa unos 5 gramos. La forma humana es más nítida y se aprecian los brazos, manos, muñecas y dedos como sucedía en la semana anterior. Ahora bien, ahora tendrán lugar multitud de movimientos en el feto, que la mamá seguirá sin advertir.  

La cara luce más redondita y los ojos están cerrados. La pequeña personita abre y cierra la boca y a nivel cerebral se aprecia un gran desarrollo, produciéndose 250000 neuronas por minuto. También comienzan a formarse el paladar, la lengua y lo que serán sus pequeños dientes.

Todos los órganos del feto ya están prácticamente formados y permanecen en el lugar que les corresponde, aunque aún no pueden funcionar con plena autonomía. La placenta, por el contrario, desempeña su labor a la perfección, siendo su principal soporte vital hasta el momento del parto. El cordón umbilical, por su parte, es el encargado de hacer circular la sangre entre el bebé y la placenta.

A partir de esta semana, los órganos sexuales comenzarán a desarrollarse. El cuello y la mandíbula crecerán progresivamente, haciendo que la cabeza se separe un poco del pecho. La boca y los labios ya están desarrollados casi al cien por cien, mientras que la nariz sobresale y el oído externo se ha formado por completo, si bien aún no ha ocupado la que será su posición definitiva.  

Otro de los cambios más destacables que se dan en el bebé a la semana 10 del embarazo está relacionado con los dedos de las manos y de los pies. Estos se han separado y crecido, mientras que las muñecas ya formadas pueden doblarse.

Cambios en la mamá

La futura mamá siente cómo su vientre está más abultado y luce una pequeña tripita. Como ya hemos dicho, el útero ocupa ahora casi toda la pelvis y el aumento de presión es más incisivo, aumentando la frecuencia de orinar. En cuanto al pecho, sigue aumentando, por lo que es necesario cambiar a una talla más de sujetador.  

Las hormonas siguen provocando mayor sensibilidad en la embarazada y los cambios de humor no parecen desaparecer en la semana 10 de embarazo. Es posible llorar en cualquier momento e incluso llegar a emocionarse en situaciones que antes del embarazo no hubieran significado tanto.

En este periodo es posible haber engordado ligeramente, puede que un par de kilos, haciendo que la ropa comience a apretar un poco. Los sujetadores antiguos ya resultan incómodos y es necesario comprar unos nuevos especialmente diseñados para las gestantes. De ese modo, el pecho permanecerá en su sitio durante todo el embarazo y se evitarán los dolores de espalda.

Además, en la semana 10 de embarazo es posible detectar si un embarazo es múltiple o de gemelos. Hay mujeres que aseguran tener una serie de señales por las que perciben que tienen más de un bebé en su interior. Se refieren a la hora de notar mucho cansancio, hipersensibilidad en el pecho o náuseas y vómitos muy frecuentes.  

Ahora bien, si la parte inferior del vientre tiende a elevarse en la semana 10 del embarazo, cuando es algo que suele observarse hacia la semana 12, puede significar un embarazo múltiple.

El bebé, en la semana 10 de embarazo, toma lo que necesita de la madre. Básicamente, minerales, hierro y otros nutrientes y sustancias que la madre ingiere. Sin embargo, es posible que la futura madre sin darse cuenta no esté tomando los minerales y vitaminas que el bebé precisa para su correcto desarrollo.

En estos casos, es conveniente acudir al médico para asegurarse del todo y tomar ácido fólico, alimentos ricos en vitamina B y suplementos prenatales.  

También es conveniente saber que durante el embarazo, la futura mamá cuenta con más probabilidades de sufrir infecciones de orina. Es importante detectarlas cuanto antes para tomar medidas. ¿Cómo hacerlo? A través de la aparición de una serie de síntomas:

  • Orinar con mayor frecuencia (por otro lado, es uno de los síntomas habituales del embarazo).
  • Dolores en el bajo vientre.
  • Escozor al orinar.
  • Sangre en la orina.

Sobre todo no hay que alarmarse. Una vez se detecta a tiempo, resulta muy fácil de tratar mediante antibióticos que no afectan la salud del bebé.

Por otro lado, una buena alimentación garantiza el adecuado desarrollo del feto. Una dieta sana y equilibrada formada por productos frescos y naturales es la mejor solución para mejorar la salud de la madre y el bebé.

Es importante controlar el peso. No resulta aconsejable aumentar más de kilo y medio al mes. De cualquier forma, cada embarazo es diferente y será el médico quien determine qué es lo mejor tras realizar un estudio completo.

En cuanto al sexo, algunos padres tienen miedo de practicarlo porque creen que pueden dañar al bebé. Salvo que la madre cuente con un historial de hemorragias o abortos prematuros, el sexo es recomendable durante todas las etapas del embarazo. Y es que no hay que temer nada, pues el bebé se encuentra muy protegido, gracias a los fluidos del saco amniótico y el tapón de mucosa ubicado en el cuello del útero.

Últimos artículos...